Ni tu perro es un lobo, ni tú tienes que ser el líder de su manada

totalmente de acuerdo, muy bien explicado

Simiperrohablara

Mi perro se sube al sofá, Psicología canina, Etología Veterinarios y etólogos dedicados a la investigación han evidenciado, mediante estudios científicos, que es erróneo explicar el comportamiento de nuestros perros a través de las relaciones de dominancia (porque, de hecho, tampoco sirve para explicar el comportamiento de las manadas de lobos salvajes).

Aunque sea todavía la tendencia más extendida en nuestro país, actuar como “el líder de la manada” en casa, con nuestros perros, es una idea que ya no comparte la comunidad científica dedicada al estudio del perro doméstico y del lobo. Y, además, es peligroso.

Entonces, ¿por qué empeñarnos en seguir pensando algo que ya está desbancado?

Aquí va una explicación sencilla, rápida y clara, que desmonta el mito de la dominancia tal y como la hemos entendido hasta ahora.

Ver la entrada original 770 palabras más

Anuncios

Habituación del perro a la peluquería.

Image

 

Como educadora y peluquera canina se el nivel de ansiedad del perro en una peluquería.

Con este artículo mi misión es intentar ayudar a los dueños de los animales a calmarles y a hacerles ver que la peluquería es un sitio mas donde pueden estar cómodos.

 

En la mayoría de los casos la primera visita a la peluquería es cuando son cachorros y para ellos es tremendamente aterradora ya que se enfrentan a muchos miedos juntos: lugar desconocido, diferentes tipos de suelos, grandes ruidos, gente extraña manipulándoles y lo que para ellos resulta mas doloroso…la ausencia de sus dueños.

 

La única forma de ayudarles es a habituarlo a todas estas cosas que les causan pavor.

 

Las pautas son muy sencillas:

 

  • Habituarlo al cepillado y a dejarse tocar en casa (si puede ser también por personas ajenas a su entorno familiar) y en diferentes superficies (diferentes suelos, mesas, camas o sofás, bañera…) para que una vez llegado el momento no importe cual sea el tipo de suelo, él se sienta cómodo.

     

  • Habituarlo a diferentes ruidos y vibraciones como secadores, maquinas de afeitar o depilatorias. Para cuando sean rapados en la peluquería.

    Ejemplo: poner a nuestro cánido en una mesa y con el secador sin proyectarlo hacia él, ir acercándoselo gradualmente para que se acostumbre al sonido.

     

  • El baño…muchos perros detestan el agua. Las pautas son las mismas que con los sonidos.

    Ejemplo: Llena la bañera con el delante y que se acostumbre al sonido del agua. Vacía la bañera y repite el ejercicio con él dentro (con la caída de agua lenta y templada). A la hora de echarle el jabón o el agua por encima ten en cuenta que este calmado (unos masajes en la parte pectoral pueden ayudar a calmarle).

 

Para cada ejercicio tendremos que crear una asociación positiva para el perro, por cada vez que lo realices debes premiarlo. Si no recoge el premio nos dará a entender que esa situación le ha creado estrés, no te preocupes, una vez pasado un tiempo repítela mas lentamente, pues no ha tenido una buena habituación.

 

Espero que estas pautas puedan ayudaros.

 

Muchas gracias.

 

Jara García Tejedor.

LA COMUNICACIÓN

Los perros intentan comunicarse con nosotros constantemente, pero casi nunca se termina de completar esa comunicación, ya que nosotros ni si quiera nos damos cuenta de que ha comenzado a producirse. Tenemos que tener presente que existen muchísimas formas de comunicación, y si abrimos más los ojos, los oídos y la mente, podremos darnos cuenta de todo lo que nos estamos perdiendo. Nuestros canes tienen, y utilizan muy bien además, diferentes vías de comunicación:

  • Vía corporal: Posiciones de las orejas, rabo, patas, torso, belfos, el cuerpo en general, pueden indicarnos qué quiere decirnos el perro en un momento determinado.
  • Vía feromonal: las feromónas influyen en el estado emocional del individuo, alterando su comportamiento social.
  • vía vocal: Esta es la que por lo general conoce la gente, tratándose de ladridos, aullidos, gemidos y gruñidos.
  • vía olfativa: No hace falta que diga lo desarrollado que tienen este sentido los perros (poseen de 150 a 200 millones de células y receptores olfativos), era de esperar que lo utilizaran también para comunicarse. Podemos verlo por ejemplo cuando al saludarse se olisquean el ano, es una manera de saber la edad, sexo, estado de salud etc del otro individuo.
  • vía auditiva: Mientras que los humanos podemos percibir frecuencias de entre los 20 Hz y los 20000 Hz, los perros llegan a captar sonidos entre los 35000 Hz y los 60000 Hz. Esto hace que sean capaces de observar nuestros cambios anímicos a través de nuestra voz, discriminar el sonido exacto de nuestro coche o pisadas al andar etc…
  • vía visual: El campo visual del perro es mayor que el del humano, y la nitidez visual también supera a la humana. Es sólo en los colores en lo que parece que fallan, no es que vean en blanco y negro, pero les hes difícil ver ciertos colores.

Normalmente van unidas unas vías con otras y no podemos interpretar una de ellas por separado sin tener en cuenta el resto. Esto sucede mucho cuando vemos, por ejemplo, a un perro moviendo el rabo. Por lo general la gente tiende a decir ” mira, qué contento está!”, y podemos estar totalmente equivocados. Mover el rabo puede significar muchas más cosas, como nerviosismo, miedo, agresividad… Para saber qué le ocurre exactamente, tenemos que fijarnos en el resto del cuerpo y el contexto en el que está sucediendo todo.

Algo que no he dicho todavía y que es muy importante, es que para que se produzca una comunicación como tal, intra o interespecífica, es necesario que se cumplan unos requisitos. Evidentemente tiene que haber un emisor, un código, un sms y un receptor, pero no hay que quedarse ahí. El emisor tiene que ser consciente del mensaje que va a transmitir, ser consecuente con el mismo y ambos deben conocer el código. Existe además el feedback, a través del cual indicamos al otro que el mensaje está siendo bien recibido y entendido. Influyen además ciertos factores tales como la memoria, la experiencia, los sentidos, las emociones, las expectativas, el contexto y la saturación. Si cualquiera de los factores mencionados falla, la comunicación no podrá completarse.

Unas de las partes de la comunicación canina que me encantó conocer, son las señales de calma. En situaciones desagradables para el perro, o en una primera toma de contacto, un perro equilibrado y con una socialización más o menos normal, comenzará a realizar ciertas posturas con distintas partes del cuerpo, con la intención de tranquilizar al otro (sea humano o perro).

Las señales de calma pueden ser por ejemplo, un giro de cabeza ,comenzar a olisquear el suelo, sentarse o tumbarse, relamerse, entrecerrar los ojos, bostezar, moverse lentamente o quedarse quieto. Muchas de estas conductas las podemos realizar nosotros para que el perro entienda que no tenemos malas intenciones. Esto pasa mucho cuando llamamos al perro y no viene, comenzamos a desesperarnos y a levantar el tono de voz , al final terminamos gritando con una postura corporal agresiva, y encima, para colmo, cuando al final viene le cae una reprimenda… Fíjate como realiza alguna de las señales de calma que he nombrado antes, no es que pase de ti, es que intenta decirte “tranquilo, no te pongas así…”. En este caso, opta mejor por relajarte, no te enfades porque así sólo le asustarás y harás que tarde aún más en venir. Utiliza tonos suaves y alegres, haz gestos animosos de juego y cuando venga, aunque haya tardado felicítale, no le hagas una “fiesta”, pero refuerza el hecho de que haya ido hasta tí, así la próxima vez lo más probable es que tarde menos.

 En fín, procura comunicarte con tu perro de una forma positiva, sé más consciente de cómo te comportas con él ya que constantemente le estás enviando señales que casi siempre le confunden. Durante el paseo por ejemplo, con el uso de la correa ya le estás transmitiendo como te sientes; cuando juegas con él y evidentemente cuando le das alguna órden.

Y para terminar te propongo que observes a tu perro cuando interactúa con otros perros, fíjate si realiza alguna de las señales de calma, o incluso cuando trate con humanos, y sobretodo contigo. No te olvides de disfrutar por completo de él/ella, cuando podemos entenderlos mejor, la relación es entonces muy positiva y lo agradecerás.

muchas gracias!!!

Nuria Corredera Larios

Imagen

EL VÍNCULO ENTRE PERRO Y GUÍA

ImagenComo animales sociables que somos, tanto el perro como el humano, sentimos la necesidad de formar parte de un grupo. Cada miembro de ese grupo, familia o manada, se siente unido al resto por unos lazos afectivos o vínculo, que siendo positivo la relación fluirá mucho mejor. Tenemos que tener en cuenta las necesidades de nuestros compañeros de cuatro patas, y por supuesto hacer todo lo posible por cubrirlas. No podemos olvidar que los perros son perros, y no nuestros bebés humanos, los que dependen totalmente de nosotros. Si se supone que a tus hij@s les pones unas normas, y les vas proporcionando cierta autonomía…¿por qué con tu perro no actúas igual?

Trabajar el Vínculo requiere tiempo y es algo que debemos hacer toda la vida, lo que no quita que sea algo sencillo y gratificante de verdad. Os vamos a dar algunas pequeñas pautas para ayudaros a reforzar vuestro vínculo:

 

  • Proporcionarle alimento. Tan simple como eso, sí. Pero si además conseguimos que el perro “se lo gane” mejor. Esto quiere decir que, por ejemplo, le demos alguna orden como “sentado”, “tumbado”.. o trabajar un poco de obediencia básica antes de ponerle la comida. Con esto podemos lograr que nuestros perros dejen de ser “perros ni-ni”….

  • Paseos diarios. Podemos hacer lo mismo que con la comida.

  • Darle su propio espacio. Si a nosotros nos gusta tener nuestros momentos y nuestro espacio, nuestros perros también lo necesitan. Una manta, una camita, lo que sea pero que a él le resulte cómodo y agradable. Esto nos puede servir también para cuando queremos que se baje del sofá(porque haya venido una visita a la que no le guste que el perro comparta el sofá con él/ella). Le pedimos que se baje y se vaya a “su sitio” y el perro no lo verá como un castigo.

  • Estimulación mental. Esto es algo que casi todos ignoran. Aunque muchos no lo crean, los perros son capaces de pensar, y cuando tenemos la oportunidad de presenciarlo es realmente maravilloso. Existen varios juegos y juguetes mentales como pueden ser el Pipolino (juguete para que consiga la comida por sí sólo), hacer Shaping con ellos, juegos de olfato….etc.

 

En fín, que si conseguimos tener un buen vínculo con nuestro perro, no sólo evitaremos muchos problemas de conducta, sino que entonces podremos disfrutar de lo que es realmente un perro.

 

¡Bienvenid@s a Nuara Educación Canina!

En Nuara no sólo educamos a tu perro, sino que ayudamos a fortalecer vuestro vínculo. Con métodos holistas, y siempre de una forma positiva, tratamos temas de Obediencia Básica, Modificación de Conducta, Miedos…etc

En este blog hablaremos de temas que a todos nos interesan respecto a la educación de nuestros perros, e intentaremos resolver dudas que os vayan surgiendo.

Os animamos que a dejéis vuestros primeros comentarios. Muchas gracias!!